Óscar Colchado Lucio

goleador

con ilustraciones de

Christian Ayuni

Cholito-4

A los pueblos de Rayán, Anguy y Jimbe que me acogieron cuando

yo era un joven lleno de sueños.

Cholito-5

I

Estimados radioescuchas del distrito Cáceres del Perú, la UGEL No. 5 de Chimbote nos ha encargado difundir para todos los centros educativos de ese ámbito zonal, formado por los pueblos de Jimbe, Cólcap, Cosma, Anguy, Carhuamarca, Rayán, Lampanín, Racuaybamba, Salitre, entre otros, que vayan preparándose para participar en el Gran Campeonato Interescolar de Fútbol a llevarse a cabo durante los meses de junio y julio disputándose la copa “Wilfredo Gambini Escudero”, en homenaje a ese gran educador que dejó huellas imborrables durante el magisterio que ejerció cuando se hallaba en vida.

Así que no se olviden, señores profesores, a formar su equipo de fútbol, que ahí hay un buen pretexto para hacer practicar deporte a nuestra juventud. También hagan jugar vóley a las chicas que, quizá pronto, haya un campeonato en esa disciplina.

Y ahora un poco de música para animar esta gran noticia. Vamos a escuchar, queridos amigos, al conjunto Warak Koyllur, de Rayán.

(Cortina musical, se disipa y entra la canción.)

—¿Escuchaste, profesor, lo que habló César Huerta Cruz hoy en la mañana por radio Interamericana?

—Yo también lo escuché, proficho.

—Y yo.

—Y yo.

—Ah, sí, tempranito me vino avisar don Cosme Chauca, diciendo que pasaron esa música que tocaron los rayanistas hace tiempo y la grabó en su grabadora un capacitador de la UGEL que visitó nuestro pueblo, y ahí me dijo también que ese señor de la radio habló del campeonato.

Cholito-6

—¿Y vamos a participar, profe?

—Por supuesto. Tenemos buenos jugadores.

—Sí, profesorcito, ahí está nuestro arquero Shiba. Defensas: Zacarías, Fulgencio, Jesús. Y adelante, maestro: Loncho, Paltaco y Cholito.

—Sobrao ganamos, profesor.

Cholito-7

BOLETÍN DE LA REVISTA VOZ NUCLEAR,

JIMBE, N°. 27

Publicamos como una primicia para nuestros lectores la lista de los equipos, según la zona que les corresponderá jugar en el Primer Campeonato Descentralizado de Fútbol Escolar del distrito Cáceres del Perú. Los partidos no serán de ida y vuelta, sino que se jugarán una sola vez y en el lugar que salgan sorteados. El que gane clasificará para la siguiente ronda. Calificará un campeón de cada zona, y la semifinal y final se jugarán en Jimbe, la capital del distrito. Aquí la relación:

Zona I: Jimbe, Salitre, Canchas, Guadalupe.

Zona II: Anguy, Lampanín, Rayán, Chacana.

Zona III: Shonca, Cólcap, Huashcayán, Cochapetí.

Zona IV: Racuaybamba, Cosma, Carhuamarca, Tara.

Cholito-8
Cholito-9

2

Yo soy el árbol más alto y grueso de estos lugares. Un eucalipto que los habitantes de Rayán plantaron hace más de cincuenta años, y luzco fuerte y vigoroso. Mis ramas se extienden frescas y olorosas, donde se refugian aves grandes y pequeñas.

La gente del pueblo me considera un árbol sagrado. Jamás me maltratan haciendo incisiones en mi corteza; solo se limitan a coger delicadamente mis hojas cuando me necesitan para curar sus males.

De vez en cuando viene el dios Wamani, el dios de la montaña que habita en el nevado Koñojranra. Él es el benefactor de estos lugares, pero también el castigador. Convertido en cóndor viene a veces a posarse en mi copa, para descansar y distraerse.

Los días despejados y sin niebla se entretiene mirando desde estas alturas el mar, que está lejos y apenas se ve como una franja azul.

Por ahí se encuentra el puerto de Chimbote. En las noches, es posible ver las luces de los barcos y de la ciudad. Las gentes que me miran desde las partes bajas: Jimbe, Salitre, Santa Rosa y otros, a veces dicen: Miren, miren, junto a ese árbol de eucalipto queda Rayán, el pueblo de Cholito.

Sí, Cholito es un niño muy conocido en la comarca. Saben que es osado y valiente y que sabe condolerse de los pobres a quienes ayuda y defiende. Los dioses y semidioses de estos lugares lo quieren mucho y lo auxilian cuando es necesario.

Son pocos los que saben que es hijo del Wamani. Aquí les cuento.

Una mañana cuando Hermelinda Huaylas, la mamá de Cholito, muy joven en ese entonces, se dirigió a buscar por las cercanías del